Cosechar tiene dos significados. Puede ser el verbo que refiere a recoger los productos del campo o de un cultivo cuando ya están listos o el verbo de obtener un determinado resultado por el trabajo y esfuerzo empleado. En ambos casos, es de lo más gratificante. 

En Tradición del Comal nos gusta compartir las historias de nuestros proveedores de maíz, los agricultores de los campos mexicanos, porque reconocemos que en esa labor comienza todo. 

Laurencia y Felipe llevan 30 años sembrando y cosechando juntos en Milpa Alta, desde donde se ve todo el valle, en el fin de la Ciudad de México. En el campo crecen las milpas: maíz, haba, frijol, chilacayote y calabaza. Se crecen maíces blancos, azules y rojos. Se crecen las bases de nuestra alimentación.

Laurencia nos comparte que desde niña siempre vio a su familia involucrada en el campo, ella veía que entre su mamá y su papá era un trabajo de grupo. Desde niña recuerda ver a su mamá hacer el nixtamal para molerlo después en el molino. Cuando se casó con Felipe, aprendió mucho de su suegra, le compartió mucha sabiduria. Felipe acompañaba a su padre al campo desde los 10 años y ocurrió lo mismo entre Felipe y su hijo, quien hoy además de trabajar en SACMEX, se involucra en el campo y en el cuidado de las semillas de su famila.

Las semillas que Laurencia y Felipe siembran, han pasando de generación en generación, se han ido mejorando. Al terminar el cosechado, se separan las mazorcas más bonitas, las más grandes y de un solo tono, para después de desgranarlo a mano, seleccionar las semillas. Buscan que el proceso se mantenga orgánico, como les enseñaron sus padres y así es como hacen un banco de semillas. 

Para Laurencia, el mayor motivador de continuar año con años esta labor son sus hijos y las futuras generaciones, por eso busca preservar algo tan valioso como el maíz.

¿Qué sería de nuestos nietos si no conocieran el maíz?  Me hizo esa pregunta Laurencia y la verdad es que no imagino un mundo sin masa y tortillas de maíz criollo.

Llegamos a Laurencia porque en Tradición del Comal queríamos ofrecer el mejor maíz rojo, ya que además de ser alto en fibra, tiene muchos antioxidantes y el sabor es inigualable.

La invitación de Tradición del Comal es a consumir maíz criollo. El maíz que se siembra con cuidado y con deseo de darnos un alimento de calidad, aprovechar lo que nos da la milpa. Desde que se prepara la tierra, del riego se encarga la lluvia, se cosecha la mazorca, se seca, se desgrana a mano, se nixtamaliza, se muele para darnos una masa fresca y de ahí muchas posibilidades: tortilla, sope, tlacoyo, gordita; la masa es toda una artesanía. 

Gracias Laurencia y Felipe, por compartir su historia y por su trabajo diario en el campo.

Gracias por darnos productos de calidad.

Escrito por: Renata Juárez